Trump humilló a Peña y lo amagó con enviar sus tropas a México, revela Dolia Estévez

Por La Redacción , 1 febrero, 2017 Nacional

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante la conversación telefónica que sostuvieron el pasado 27 de enero, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le habría dicho en tono amenazante a su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, que su país no necesitaba de los mexicanos, y que si sus fuerzas armadas son incapaces de combatir el narcotráfico, “quizá” tendría que enviar tropas estadunidenses para asumir esa tarea.
Así lo reveló la periodista Dolia Estévez, primero en el portal de noticias proyectopuente.com, y luego en entrevista para el programa de Aristegui Noticias, donde señaló que “obtuve información confidencial que pude corroborar sobre el contenido de la conversación que sostuvieron Trump y EPN el viernes pasado”.
De acuerdo con Estévez, “fue una conversación muy ofensiva donde Trump humilló a Peña Nieto”.
ADVERTISING
“Trump le dijo a Peña Nieto que no necesita a México ni a los mexicanos, en tono amenazante, e incluso se quejó del mal papel que está haciendo el Ejército en el combate al narcotráfico”, apuntó.
“Le sugirió que si son incapaces de combatirlo (al narco) ‘quizá’ tenga que enviar tropas para que asuman esta tarea”, mencionó la periodista.
Además, dijo que Trump amagó a Peña con forzar a México a pagar el muro fronterizo, imponiendo un arancel del 10% a las exportaciones mexicanas y del 35% a las que “más le duelan”.
De acuerdo a los datos aportados por la periodista, Trump sentenció: “no necesito a los mexicanos, no necesito a México, vamos a construir el muro y ustedes van a pagar les guste o no”.
Recordó que poco después de la llamada, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, declaró ante la prensa que si México se negaba a pagar por el muro, su país podía imponer el arancel de 35%.
El presidente estadunidense también “dijo que no quería ir a México en agosto pasado”, cuando estuvo en Los Pinos, pero que lo convenció uno de sus asesores más influyentes.
“Yo realmente ni quería ir a México en agosto pasado”, fue otro de los dichos de Trump al mexicano.
Ante esta insólita embestida de Trump, dijo Estévez, la respuesta distó de ser firme y digna, “Peña Nieto balbuceó”.
Dolia afirmó que durante la llamada telefónica Peña estuvo acompañado del canciller Luis Videgaray y Carlos Sada, subsecretario para América del Norte. Junto con Trump estuvo el “yerno famoso” Jared Kushner con quien Videgaray pactó la visita de Trump a México, así como el estratega Steven Bannon, considerado el poder detrás del trono.
Aunque hubo comunicados de prensa en Los Pinos y la Casa Blanca, “ninguno reveló de qué se habló”.
Lo que se presentó como una conversación armoniosa, “no fue así”. “Nos están engañando en decir ‘todo va muy bien’, ‘conversamos muy amistosamente’… aquí no quieren negociar, quieren confrontar a México”, sostuvo Estévez.
Contrario a lo que informó el comunicado de Presidencia, la periodista precisó que la conversación en realidad no duró una hora, “sino que se prolongó por una hora porque se comunicaron a través de un intérprete”.
“Los minutos de intercambio fueron alrededor de 20 minutos”, puntualizó.
“Sí estuvieron en el teléfono una hora pero no estuvieron hablando continuamente”, porque había intérprete, explicó.
Estévez comentó que pese a lo ocurrido, en México siguen creyendo en una negociación con el gobierno de Trump.
Reunión secreta
La periodista también mencionó una reunión oculta entre el secretario Luis Videgaray y funcionarios estadunidenses en la frontera sur de México, la cual no ha sido aclarada por la Cancillería.
En dicha reunión, Videgaray se habría entrevistado con Craig Deare, encargado de América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de Trump; el almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos; y la embajadora estadunidense en México, Roberta Jacobson.
El aparente motivo, señala Estévez, fue abordar la cooperación mexicana para detener el flujo de migrantes centroamericanos que buscan ingresar a Estados Unidos por México.

Anuncios

White House: Trump comments on Mexico ‘lighthearted’

VIVIAN SALAMA,Associated Press 3 hours ago

WASHINGTON (AP) — President Donald Trump warned in a phone call with his Mexican counterpart that he was ready to send U.S. troops to stop “bad hombres down there” unless the Mexican military does more to control them — comments the White House described as “lighthearted.”

The White House said Thursday that the remarks, in an excerpt obtained by The Associated Press from a transcript of the hourlong conversation, were “part of a discussion about how the United States and Mexico could work collaboratively to combat drug cartels and other criminal elements, and make the border more secure.”

The official, who spoke on condition of anonymity because he was not authorized to discuss the details publicly, described the conversation as “pleasant and constructive.”

“You have a bunch of bad hombres down there,” Trump told Mexican President Enrique Pena Nieto, according to the excerpt given to the AP. “You aren’t doing enough to stop them. I think your military is scared. Our military isn’t, so I just might send them down to take care of it.”

The comments came last Friday in a phone call between Trump and Pena Nieto. The excerpt from the transcript did not detail exactly whom Trump considers “bad hombres,” nor did it make clear the tone and context of the remark.

The Mexican government said “the negative statements” reported in the AP story “did not occur during” the call.

The remark offers a rare and striking look at how the new president is conducting diplomacy behind closed doors. Trump’s remarks suggest he is using the same bravado with world leaders that he used to rally crowds on the campaign trail.

At the National Prayer Breakfast on Thursday, Trump told the large crowd that his calls with world leaders “have to be tough.” ”When you hear about the tough phone calls I’m having, don’t worry about it, just don’t worry about it,” he said. “They’re tough.”

The president added that the world is “in trouble” and the U.S. is being taken advantage of by other countries. “We’re going to straighten it out,” he said. “That’s what I do. I fix things.”

Eduardo Sanchez, spokesman for Mexico’s presidential office, said the conversation was respectful, not hostile or humiliating. “It is absolutely false that the president of the United States threatened to send troops to Mexico,” Sanchez said in an interview with Radio Formula on Wednesday night.

The Mexican Foreign Relations Department had earlier told The AP: “The negative statements you refer to did not occur during said telephone call. On the contrary, the tone was constructive.”

The phone call between the leaders was intended to patch things up between the new president and his ally. The two have had a series of public spats over Trump’s determination to have Mexico pay for the planned border wall, something Mexico steadfastly refuses to agree to.

A person with access to the official transcript of the phone call provided only that portion of the conversation to the AP. The person was not authorized to provide the excerpt publicly and gave it on condition of anonymity.

The Mexican website Aristegui Noticias on Tuesday published a similar account of the phone call, based on the reporting of journalist Dolia Estevez. The report described Trump as humiliating Pena Nieto in a confrontational conversation.

Mexico’s foreign relations department said the report was “based on absolute falsehoods.”

Americans may recognize Trump’s signature bombast in the comments, but the remarks may carry more weight in Mexico.

Political analyst and former presidential spokesman Ruben Aguilar noted Pena Nieto had seen his low approval levels improve, as Mexicans rallied around him for publicly challenging Trump in the border wall dispute.

The latest remarks could undercut that, if Pena Nieto is viewed as “weak,” he said.

Trump has used the phrase “bad hombres” before. In an October presidential debate, he vowed to get rid the U.S. of “drug lords” and “bad people.”

“We have some bad hombres here, and we’re going to get them out,” he said. The phrase ricocheted on social media with Trump opponents saying he was denigrating immigrants.

Trump’s comment was in line with the new administration’s bullish stance on foreign policy matters in general, and the president’s willingness to break long-standing norms around the globe.

Before his inauguration, Trump spoke to the president of Taiwan, breaking long-standing U.S. policy and irritating China. His temporary ban on refugees and travelers from seven Muslim-majority countries, aimed at reviewing screening procedures to lessen the threat of extremist attacks, has caused consternation around the world.

But nothing has created the level of bickering as the border wall, a centerpiece of his campaign. Mexico has consistently said it would not pay for the wall and opposes it. Before the phone call, Pena Nieto canceled a planned visit to the United States.

The fresh fight with Mexico last week arose over trade as the White House talked of a 20 percent tax on imports from the key U.S. ally to finance the wall after Pena Nieto abruptly scrapped his Jan. 31 trip to Washington.

The U.S. and Mexico conduct some $1.6 billion a day in cross-border trade, and cooperate on everything from migration to anti-drug enforcement to major environmental issues.

Trump tasked his son-in-law and senior adviser, Jared Kushner — a real estate executive with no foreign policy experience — with managing the ongoing dispute, according to an administration official with knowledge of the call.

At a press conference with British Prime Minister Theresa May last week, Trump described his call with Pena Nieto as “friendly.”

In a statement, the White House said the two leaders acknowledged their “clear and very public differences” and agreed to work through the immigration disagreement as part of broader discussions on the relationship between their countries.

___

Associated Press writer Mark Stevenson in Mexico City and Julie Pace in Washington contributed to this report.

Con o sin muro, los mexicanos que se van de EEUU son más de los que entran

Jesús Del Toro
Yahoo Noticias31 de enero de 2017

Donald Trump ha agitado con estridencia su plan de alzar un gran muro en la frontera con México, que según él ese país pagará, y lo justifica en la necesidad de sellar la frontera para abatir el número de inmigrantes que cruzan sin autorización y frenar las operaciones del crimen organizado.
Por años, al menos desde que en la década pasada el gobierno de Estados Unidos emprendió la construcción de un muro fronterizo (que con diversas características ya existe en una parte del límite con México) se ha debatido si esa clase de estructuras realmente es capaz de frenar la inmigración indocumentada y el tráfico ilícito que drogas y armas que se da en ambos sentidos en la frontera.
Lo cierto es que, mientras se impulsa o rechaza la noción de ese muro fronterizo, y se debate sobre su simbolismo, su efectividad, su costo y el destinatario de sus facturas, la realidad es que al menos en el aspecto de la inmigración más mexicanos han salido del país en los años recientes que los que han ingresado, de acuerdo a varios estudios del Centro Pew.
Uno de ellos señala que entre 2009 y 2014 más mexicanos que residían en Estados Unidos regresaron a su país que los que ingresaron desde México: entre esos años la cantidad de mexicanos en Estados Unidos se redujo en 140.000. En total, entre 2007 y 2014 la población total de inmigrantes mexicanos en el país pasó de 12.8 millones a 11.7 millones.
No existiría, al menos en los datos de ese periodo, la oleada de mexicanos –documentados o indocumentados– que se podría inferir de la estridencia de Trump, si bien hubo épocas en el pasado cuando ciertamente los flujos eran mucho mayores. En todo caso, una parte sustantiva de esas migraciones de personas que cruzan de un país a otro y residen en Estados Unidos se ha dado de modo perfectamente legal y, en muchas ocasiones, su ingreso al país no se da por la frontera sino vía aérea.
En paralelo, en ese periodo las deportaciones de mexicanos crecieron de modo muy importante, mientras que el arresto de personas que intentan cruces fronterizos sin autorización ha descendido. Según datos citados por el Pew, en 2014 esas aprehensiones sumaron 230.000, la cifra más baja desde 1971. Esos factores, junto a las personas que voluntariamente han decidido regresar a México, han contribuido a esa reducción de la población inmigrante mexicana en Estados Unidos, que con todo es por mucho la más numerosa entre todos los grupos inmigrantes.
En paralelo, la cantidad de mexicanos que han obtenido estatus de residencia legal ha crecido entre 2013, cuando se otorgó esa condición a 135.028 personas, y 2015, cuando 158.619 mexicanos recibieron residencia legal permanente, de acuerdo a cifras del Departamento de Seguridad Nacional.
Así, si bien la población de inmigrantes mexicanos decreció en los años mencionados, recientemente se ha dado un aumento de quienes anualmente se convierten en residentes legales.
Otro reporte del Pew indica que la cantidad de indocumentados en el mercado laboral de Estados Unidos se ha mantenido estable desde 2009, e incluso ha decrecido un poco: de 8.1 millones en ese año a 8 millones en 2014. Y no todos son mexicanos, si bien cerca del 52% de todos los 11.1 millones de indocumentados que vivían en 2014 en el país llegaron de México.

Ver fotos
Una sección del muro fronterizo entre Estados Unidos y México, ubicada en Texas frente a la mexicana Ciudad Juárez. (Reuters)
Con todo, hay algunos indicadores recientes y singulares. De acuerdo a un tercer reporte del Pew, en octubre y noviembre de 2016 el arresto de migrantes al intentar ingresar a Estados Unidos sin autorización en la frontera con México creció en comparación a las cifras de ese periodo en años anteriores. En 2016 fueron arrestados en la frontera 93.405 migrantes indocumentados, cantidad que fue 65.562 en 2015 y 51.091 en 2014.
Pero solo parte de ellos son mexicanos (hay una muy importante proporción de centroamericanos), gran parte de ese incremento se debió a que los migrantes viajaban en grupos familiares y en 2016 las aprehensiones de centroamericanos en la frontera fueron más numerosas que las de mexicanos.
Así, si bien el gobierno de Estados Unidos tiene el derecho de proteger sus fronteras como estime conveniente en el marco de la legalidad y las facultades aplicables, la realidad actual de la inmigración de indocumentados mexicanos en la frontera no parece estar en sintonía con el frenesí de Trump por levantar un muro. Pero sí lo estaría con una tendencia global que, de acuerdo a un reporte del Migration Policy Institute, implica que la cantidad de muros y barreras en las fronteras ha tenido un crecimiento mayor de 2000 a la fecha.
El detalle es que aunque exista una fuerte motivación política para alzar muros fronterizos por razones de seguridad, no está claro que esas barreras sirvan para frenar los flujos migratorios. En el pasado, se ha visto que el levantamiento de muros fuertemente custodiados en un sector de la frontera con México en efecto reduce el cruce de indocumentados allí, pero el flujo se desplaza a otras zonas más remotas y menos vigiladas, lo que por añadidura se tradujo en mayor riesgo mortal para los migrantes. El sufrimiento y la muerte vinculados al muro es un factor trágico que debe también tenerse en contexto.
La noción de un muro fronterizo, con todo, es un símbolo poderoso, como lo explica el reporte anteriormente citado, y su valor en el tema migratorio es más el de ser prueba de voluntad política y sirve a candidatos y gobernantes para mostrarse activos ante percepciones de inseguridad o de cambios económicos o demográficos indeseados para ciertos sectores.
Pero que la construcción de ese muro y las formas e implicaciones de su financiamiento cuenten con amplio consenso en Estados Unidos es equívoco y en contrapartida erosiona la relación de la actual administración con su población hispana y con México. Según una encuesta publicada en septiembre pasado, 58% de los estadounidenses rechazan el plan de muro fronterizo de Trump, de acuerdo a The Hill y en un estudio aún más reciente, publicado en ese mismo periódico, indicó que a principios de 2017 el 59% de los estadounidenses es contrario a levantar ese muro y 79% cree que Estados Unidos, y no México, acabaría pagando por él.
Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

Violencia en el desalojo de un asentamiento israelí ilegal en Cisjordania

Por Eli Berlzon
Reuters1 de febrero de 2017
Por Eli Berlzon
cisjordania-derechistas2017-02-01t175041z_1_lynxmped102mj_rtroptp_2_israel-palestinians-outpost-jpg-cf
Manifestantes de derechas pelearon el miércoles con policías israelíes que ejecutaban una orden judicial para desalojar a colonos de un asentamiento ilegal en la ocupada Cisjordania, horas después de que el Gobierno anunciara más construcciones en asentamientos de mayor tamaño. En la imagen, activistas proasentamientos se enfrentan a la policía israelí en Amona, el 1 de febrero de 2017.
REUTERS/Ronen Zvulun
AMONA, Cisjordania (Reuters) – Manifestantes de derechas se enfrentaron el miércoles con policías israelíes que ejecutaban una orden judicial para desalojar a colonos de un asentamiento ilegal en la ocupada Cisjordania, horas después de que el Gobierno anunciara más construcciones en asentamientos de mayor tamaño.
Alrededor de 330 colonos israelíes viven en Amona, el mayor de la decena de asentamientos construidos en Cisjordania sin autorización oficial. El Tribunal Supremo falló en noviembre, tras una larga batalla legal, que los colonos debían abandonar Amona porque las casas fueron construidas en terrenos privados palestinos.
Sin armas visibles, pero con mochilas, cientos de policías atravesaron neumáticos ardiendo y cargaron contra decenas de jóvenes nacionalistas israelíes que acudieron a Amona en apoyo de los colonos.
Las fuerzas policiales progresaban lentamente, ya que necesitaban tres o cuatro policías a la vez para levantar a cada uno de los manifestantes de los hoyos en los que se habían atrincherado, y luego los llevaban hasta unos autobuses para evacuarlos.
Al anochecer, la policía dijo que sólo 22 de las 40 familias de Amona se había marchado.
Trece manifestantes fueron detenidos por la policía durante los altercados e incluso hubo lanzamientos de piedras en algunos momentos. Un portavoz de la policía dijo que al menos 20 agentes resultaron heridos levemente por piedras y líquidos cáusticos.
“Un judío no desaloja a un judío”, gritaban los jóvenes.
Los colonos de Amona mayoritariamente se quedaron en sus casas tras levantar unas barreras frente a sus puertas y prometer resistir pasivamente el desalojo.

El jefe del Consejo Europeo define a Trump como una “amenaza exterior”

Unión Europea

Los Veintiocho discuten este viernes cómo afrontar la nueva relación trasatlántica
Lucía Abellán
Bruselas 31 ENE 2017 – 13:06 EST

Donald Tusk, este martes en Estonia. MARKO MUMM (AFP) / VÍDEO: REUTERS-QUALITY
Europa se prepara para un escenario sombrío por la llegada al poder de Donald Trump. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, define el cambio de escenario en Washington como una amenaza externa a la que se enfrenta la UE. Junto a la asertividad china, la agresividad rusa y el islamismo radical, el representante de los jefes de Estado y de Gobierno europeos cita “las preocupantes declaraciones de la nueva Administración americana” en una carta dirigida a los Veintiocho y remitida este martes. Tusk añade: “Particularmente el cambio en Washington pone a la UE en una situación difícil; parece que la nueva Administración cuestiona los últimos 70 años de política exterior americana”.
Tras varios días de prudencia verbal, Europa asume que Trump no será un presidente más en la historia estadounidense. Las palabras de Tusk representan la posición más enérgica expresada hasta ahora en Bruselas y sirven como preludio para una discusión más amplia que mantendrán los jefes de Estado y de Gobierno el próximo viernes, en una cumbre que celebrarán en Malta. Para propiciar la movilización de los líderes, el líder del Consejo enumera en su misiva tres amenazas para el proyecto comunitario: la “nueva situación geopolítica en el mundo”, donde enmarca el giro estadounidense, el “sentimiento nacionalista y crecientemente xenófobo” que anida dentro de Europa y la “pérdida de fe en la integración política” que tienen las élites pro-europeas. Como respuesta a estas pulsiones, Tusk insta a “defender con claridad la dignidad de la Europa unida”.
Pese al clima tan poco fértil para la labor diplomática que ofrece hoy Estados Unidos, Bruselas trata de establecer un contacto directo cuanto antes. La alta representante para la Política Exterior Europea, Federica Mogherini, trata de fijar una cita con el nuevo secretario de Estado, Rex Tillerson, en las próximas semanas, según fuentes de su entorno. La primera oportunidad se presenta entre el 17 y el 19 de febrero en Múnich, con motivo de la Conferencia de Seguridad que reúne cada año en la ciudad alemana a líderes de todo el mundo. Tillerson aún no ha confirmado su asistencia.
Más allá de las incipientes llamadas de atención política, un informe del Parlamento Europeo alerta extensamente de todo lo que los líderes comunitarios han evitado decir hasta ahora en público: que la UE afronta “graves consecuencias” para su seguridad, particularmente un mayor riesgo de atentados terroristas, con el nuevo Gobierno estadounidense. Porque el previsible antiamericanismo que puede darse en el mundo musulmán tras las andanadas de Trump puede traducirse en un mayor rechazo a todo lo occidental, también a la UE como parte de ese mundo. “Imaginar lo peor es fácil porque nunca en la historia moderna de Estados Unidos ha habido un presidente con menos cualificación ni experiencia, ni una personalidad tan controvertida”, constata el documento, elaborado por la Dirección General para Políticas Exteriores y fechado apenas tres días antes de que el nuevo líder estadounidense tomara posesión.
Tensión entre socios
El texto, al que ha tenido acceso EL PAÍS, analiza los efectos de la victoria de Trump en la estrecha relación entre la UE y Estados Unidos, su principal socio exterior. La política de seguridad es una de las más amenazadas. Aunque la Eurocámara no espera cambios a corto plazo en materia de cooperación antiterrorista, las declaraciones del presidente sobre el uso de la tortura, su posición sobre la vigilancia y algunos de sus nombramientos “podrían conducir a una renovada tensión trasatlántica”.
El movimiento más arriesgado es el giro estadounidense hacia Rusia. El documento augura que Washington dejará de hablar de la expansión de la OTAN hacia el Este (muy criticada por Moscú, que la ve como una intromisión en su área de influencia) e incluso que podría acabar con el amplio despliegue militar estadounidense en el flanco oriental de la UE. Otra de las consecuencias de ese hermanamiento con el presidente ruso, Vladímir Putin, afecta a la guerra siria. Un recrudecimiento de ese conflicto provocaría “un empeoramiento del flujo de refugiados” hacia Europa, augura el estudio.
El documento del Parlamento advierte de un posible intento estadounidense de dividir a la UE tratando de forjar vínculos bilaterales con algunos de sus socios. E insta a resistir esa estrategia. Una primera pista de este riesgo ya la dio el mandatario norteamericano al convertir a la primera ministra británica, Theresa May, en la primera dirigente extranjera que lo visitó en la Casa Blanca, el pasado viernes, y al elogiar el Brexit.

Steve Bannon, la mano oculta detrás del veto migratorio de Trump

Benito Kozman
Yahoo Noticias 30 de enero de 2017

Poco después de que Donald Trump emitiera una orden ejecutiva con nuevas medidas de “escrutinio extremo” para “mantener fuera de EEUU a los terroristas islamistas radicales”, muchos se hicieron un par de preguntas.
Hasta ese punto del viernes se estaba suspendiendo el programa de refugiados y se bloqueaban las solicitudes migratorias de ciudadanos provenientes de siete países mayoritariamente musulmanes: Irán, Irak, Siria, Libia, Somalia, Sudán y Yemen. La primera pregunta era “¿qué vendrá después?”
Como pudo comprobarse el sábado, la prohibición de entrada al país también había sido aplicada a ciudadanos de estos países que ya poseían su residencia legal (green card), lo que ha provocado un sinnúmero de situaciones en aeropuertos de todo el país. De manera que, a partir de esa fecha, medio millón de extranjeros residentes en Estados Unidos se enteraron de que, si viajaban fuera de nuestras fronteras, seguramente no podrían reingresar al país.
Se impuso, pues, la segunda pregunta: ¿quién se encontraba detrás de estas medidas impopulares del nuevo presidente republicano?
Todo parece indicar que solo una persona puede haber insuflado en el inquilino de la Casa Blanca el aliento determinante y agresivo que caracteriza a esta medida. Se llama Steve Bannon, ha sido asesor del presidente Trump y hasta se ha hecho de un asiento alrededor de la mesa de trabajo más importante del país, la del Consejo de Seguridad Nacional, desde donde se garantiza la protección del país y se dicta el abc de la política exterior y la lucha contra el terrorismo.
Conocido como ex director de la web Breitbart News, Bannon nunca ha escondido su visión del mundo acorde con las ideas de la derecha supremacista más radical, lo que a todas luces no fue impedimento para que, según se dice, haya redactado parte del discurso inaugural de Donald Trump, el pasado 20 de enero, en el que predominaban apelaciones populistas y nacionalistas.
De manera que las recientes medidas del gobierno estadounidense se ajustan a lo que Bannon ha preconizado en los últimos años: que esta gran nación debe dejar de ser tierra de refugio para todo tipo de inmigrantes y que, para colmo, en aras de hacer que el país sea únicamente para los nacionales, se pueden aprobar y ejecutar medidas ‘depuradoras’, históricamente inéditas, que han provocado que las alarmas salten incluso en el bando del Partido Republicano.
Según un artículo publicado por Vox, hasta conservadores como David French, de la National Review, consideran una “locura” que los portadores de la green card se vean afectados por esta nueva medida del gobierno.
De manera que Bannon está gozando de su momento de gloria. De muy poco ha valido que en el pasado reciente se jactara de que su página web Breitbart fuera “la plataforma” para el movimiento racista alt-right, donde se redactaban regularmente relatos espeluznantes sobre crímenes cometidos por inmigrantes.
Él mismo le había aconsejado al país “adoptar una postura muy, muy, muy agresiva contra el Islam radical”, mientras que en otra ocasión fue más allá y confesó que no se sentía particularmente entusiasmado, ni siquiera con los inmigrantes que son pacíficos, exitosos y económicamente productivos.
De ahí que sea bueno recordar que hace algo más de un año, en noviembre de 2015, el mismo Steve Bannon entrevistó a Donald Trump en un programa de radio de Breitbart. En aquella ocasión, Trump abogaba porque los mejores graduados de la Liga Ivy que hubieran nacido en el extranjero fueran autorizados a permanecer en Estados Unidos, donde tenían grandes opciones de convertirse en “creadores de empleo”.

An 8-year-old American girl was killed during the SEAL Team 6 raid in Yemen

Paul Szoldra,Business Insider Jan 31, 2017

The 8-year-old daughter of American-born cleric Anwar al-Awlaki was among roughly 30 civilians who died during a raid carried out by US commandos Sunday in Yemen. About 14 al Qaeda militants were killed during the operation, according to the Pentagon.
Nawar Anwar al-Awlaki, known as Nora, was shot in the neck during the raid carried out by the Navy’s SEAL Team 6 against an al Qaeda camp, according to NBC News.
“She was hit with a bullet in her neck and suffered for two hours,” her grandfather Nasser al-Awlaki told Reuters. “Why kill children? This is the new administration. It’s very sad, a big crime.”
SEAL Chief Petty Officer William “Ryan” Owens was also killed during the hour-long gun battle, and three other American commandos were injured. An MV-22 helicopter that crash-landed had to be destroyed before the SEALs left.
“Almost everything went wrong,” a senior US military official told NBC News of the operation, which was the first clandestine strike approved by President Donald Trump.
Born in New Mexico, the elder Awlaki spoke at the Capitol and the Pentagon after the 9/11 attacks, but eventually left the United States in 2002. The process of his radicalization accelerated after being imprisoned in Yemen — with US encouragement — and he went on to become a top recruiter and mentor to a number of al Qaeda operatives, including Fort Hood Shooter Nidal Malik Hasan and Umar Farouk Abdulmutallab, who tried to bring down an American airliner with explosives hidden in his underwear.
He was killed in a CIA Predator drone strike in 2011, the first time an American citizen was killed in such a way. Another US citizen, Samir Khan, who published the al Qaeda magazine Inspire, was also killed in the strike.
Roughly two weeks later, a US drone strike killed Awlaki’s 16-year-old son, Abdulrahman. US officials denied he was their target.
Despite his death in 2011, Anwar al-Awlaki’s fiery online video sermons have continued to inspire militants in the years since.
The death of 8-year-old Nawar will likely be used in militant propaganda efforts, especially since she is the second of Awlaki’s children killed by the US. It was not immediately clear where she was born, but having an American father would have given her automatic dual citizenship for the US and the country of her birth.
“The perception will be that it’s not enough to kill al-Awlaki,” Karen Greenberg, director of Fordham University’s Center on National Security, told NBC. “That the US had to kill the entire family.”
According to Middle East Monitor, the US is already being blamed on social media for “assassinating children.”