Crónicas de Concacaf


Portada Blogs

Por Cristian Echeverría

El robo del siglo en la Concacaf

viernes, 24 julio 2015, 06:13

Los ecos del triste y polémico triunfo de México sobre Panamá (2-1) en las semifinales de la Copa Oro de la Concacaf, ha convertido este encuentro en uno de los escándalos más lamentables del fútbol mundial.

En resumidas cuentas, desde el Mundial de 2002 cuando dudosos arbitrajes hicieron que Corea del Sur fuera semifinalista en su Mundial, a costa de triunfos sobre Italia y España, no se había vivido una situación similar.

Y en la actualidad del tema, ya aterrizado en territorio de Concacaf, habrán muchas verdades hechas de frases o mejor dicho muchas frases hechas de verdades.

Para entender el fondo del asunto hay que ir por partes.

México es la selección que económicamente sostiene a la Concacaf. Una final de Copa Oro sin el Tricolor, es un golpe a las finales del torneo.

El fútbol, al final de cuentas, en Estados Unidos y cualquier parte del mundo es un negocio.

Y de ahí que pensar en darle facilidades a México para que llegue a la final no es descabellado. El punto es que futbolísticamente el cuadro de Miguel Herrera no ha estado a la altura y la ayuda ha sobrepasado el descaro.

Ante la pregunta del porqué marcar el penal sabiendo que el penal era inexistente, el jugador del PSV Eindhoven, Andrés Guardado se disculpó diciendo que “el fútbol es así” y que en otras ocasiones sus rivales no se han detenido en jugadas desleales para ocasionarles daño.

Hay que decirlo. Fallando la pena máxima Guardado se hubiera convertido en el nuevo símbolo de Fair Play, pero le hubiera puesto una piedra más a la mochila de su entrenador Miguel Herrera, cuestionado públicamente por el bajo nivel de su equipo.

Al final de cuentas todos tendrán una opinión diferente. El entrenador de Panamá, Hernán Darío Gómez, exculpó a México y su delegación, diciendo que serían justos campeones si ganan el domingo a Jamaica, mientras que el “Piojo” Herrera admitió que su equipo “no mereció ganar”, pero en este deporte a veces “te dan y a veces te quitan”.

Y de los berrinches de Panamá ni hablar. Aunque amenazaron con retirarse de la cancha, sus dirigentes sabían que haciéndolo no solamente perdían automáticamente el juego, sino que serían sancionados severamente para los torneos regionales.

Lo que sí es cierto es que ahora también la división de opiniones en la afición mexicana ha sido fundamental, ya que mientras a algunos les hubiera gustado que Guardado disparara afuera como un alto gesto de deportividad, un alto porcentaje de los aficionados mexicanos que acceden a redes sociales toman este incidente como un pago por el presunto “falso penal” que los eliminó del Mundial ante Holanda.

En este caso también hay que aclarar. No es lo mismo fabricar un penal a que te lo regale el árbitro. En el juego de octavos de final en el Mundial de 2014, Arjen Robben se metió al área para provocar la falta de Rafael Márquez. En Copa Oro, dos árbitros se inventaron dos penales para -con intención o sin ella- poner a México en la final.

Lo que hay que dejar claro es que no se puede hacer acopio a la ley de “ojo por ojo” todos quedarían tuertos. Y mientras tanto, el escándalo pica y se extiende.

Primero fue el árbitro guatemalteco Walter López decretó un penal inexistente ante Costa Rica en cuartos de final cuando ya el juego se encaminaba a los lanzamientos de penal.
146489_570x292
Posteriormente, fue el estadounidense Mark Geiger, quien desarmó las posibilidades de Panamá de llegar a una tercera final del certamen, primero al expulsarle injustamente a su delantero centro Luis Tejada y luego sobre el final del juego decretó una pena máxima que significó el empate 1-1 y obligó a tiempo extra en donde México, finalmente, ganaría el partido 2-1 con otro discutido penal.

El escándalo ha llegado a tal punto que incluso el gobierno de Panamá y su ícono en Hollywood, Rubén Blades, se han pronunciado al respecto. “Deben levantar la cabeza porque perdieron en un partido ante doce jugadores”, manifestó en redes sociales Blades, un personaje que rara vez se involucra en temas deportivos , culpando directamente a Geiger de la eliminación de su país.

Mientras tanto que el Ministerio de Deportes panameño rechazó el resultado y pidió públicamente que se repitiera el juego.

Sin embargo, hay que ir paso a paso para entender la naturaleza del asunto. Primero, la Copa Oro es un torneo que se juega, mientras que varios de los máximos dirigentes de Concacaf guardan prisión por asuntos ligados al lavado de dinero.

Y en esta misma área, también se descubrió recientemente una red de arreglo de partidos que terminó con la expulsión de por vida de varios jugadores en Guatemala y El Salvador.

Es decir, hablar de moral en la Concacaf es un caso perdido.

Segundo, el arbitraje es y ha sido un problema latente en el área, aunque con resultados menos escandalosos.

Geiger, un árbitro mundialista en Brasil 2014, ha sido respaldado por el panel de árbitros de Estados Unidos, pero ha creado una división de opiniones a tal punto que el narrador del juego de la cadena televisiva Univision, Edgar Martínez, anunció durante la transmisión del encuentro el gol de Andrés Guardado como gol de Mark Geiger.

El tema de Fair Play fue otro asunto que ha flotado incesantemente en el área, al punto que el menos indicado para hacerlo, el argentino Diego Armando Maradona, ha dicho que lo mejor que puede hacer la Concacaf es repetir el encuentro.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: