Come más despacio


Por José Manuel Nava

Las personas que comen deprisa hasta sentir saciedad, multiplican por tres el riesgo de tener sobrepeso. Comer rápido y terminar lleno hace que una persona tenga más probabilidad de sobrepeso e incluso de obesidad. Cuando comemos rápido no damos tiempo necesario al organismo para reconocer que está satisfecho, ya que el cerebro recibe una señal que tarda entre quince y veinte minutos en llegar al mismo para informarle que la persona ha comido demasiado.

Para los expertos, son más los beneficios de comer despacio que las ventajas que puede tener hacerlo rápido para pasar a otra cosa. Un estudio holandés descubrió que hacer pausas mientras estás comiendo puede hacerte sentir lleno durante más tiempo. Comer despacio te ayuda a perder peso: la sensación de hambre suele desaparecer a los 30 minutos después de comenzar a comer, por tanto cuanto más despacio comas menos calorías ingieres.

Comer rápido evita que disfrutes del sabor de las comidas, impide una buena digestión y de esa manera contribuye a que aumentes de peso. Si comes rápido no masticas bien, eso genera una distención acelerada en todo tu aparato digestivo, lo que te provoca dolor y sensación de plenitud excesiva. Esto se conoce con el nombre de dispepsia.

Para corregir el hecho de comer rápido puedes adoptar varias medidas que son de gran utilidad.

Baja el tenedor o cuchara entre bocado y bocado. Colócalo en el plato y tomate la molestia de levantarlo sólo cuando hayas terminado de masticar el primer bocado.

Trata de comer acompañado. Platica, has más vida social al mismo tiempo que haces más lento tu ritmo de tu alimentación.

Evita comer alimentos directamente de tu refrigerador, envase o contenedor.

Mastica aproximadamente 20 veces cada bocado.

Evita sentarte en la mesa con mucha hambre. Para eso toma tus refrigerios correspondientes.

Evita comer parado.

No tengas el pésimo hábito de comer en el auto mientras conduces.

No veas la televisión ni leas cuando comas.

• Trata de no comer frente a tu ordenador.

• Aunque hoy en día es muy difícil, intenta comer en casa.

Toma un poco de líquidos entre bocados, eso te dará una sensación de plenitud más rápido.

Deja pasar un poco de tiempo entre la comida y el postre, posiblemente ya no lo apetezcas.

Elige alimentos que requieran masticarse más (ensaladas, vegetales crudos, frutas, tostadas light, etc.)

Si te gustó este artículo quizá te interese:

    • Enrique
    • 19/11/13

    Buen consejo…

    Q.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: